¿Cómo apoyar la salud mental de los jóvenes?

Es normal que los adolescentes y los adultos jóvenes se sientan abrumados a veces. Son muchas las presiones que pesan sobre ellos: encajar con los compañeros, el trabajo escolar, los deportes y otras actividades, las responsabilidades familiares, la preparación para la universidad/la vida después de la secundaria, la imagen corporal, la sexualidad y los efectos persistentes del aislamiento social durante la pandemia. Las familias pueden ayudar a los jóvenes a controlar el estrés, reforzar su autoestima y aprender a ser resistentes ante los retos.

El objetivo no es que tus hijos sean felices en todo momento, sino que tengan las herramientas necesarias para afrontar las tormentas de la vida. Como ha escrito la Dra. Lisa Damour, "La salud mental no consiste en sentirse bien. Se trata de tener los sentimientos adecuados en el momento adecuado y ser capaz de manejar esos sentimientos eficazmente." He aquí algunas formas en que las familias pueden ayudar:

Cultiva Habilidades de Enfrentamiento Saludables

La vida va a ser estresante a veces. Es importante que los adolescentes sepan manejar ese estrés de forma saludable para minimizar el riesgo de que recurran a una pastilla falsa u otra sustancia para automedicarse. Aquí tienes algunos recursos útiles para las familias:

Fomentar el bienestar mente-cuerpo

La salud física y mental están estrechamente relacionadas. Es importante que los adolescentes y los adultos jóvenes duerman lo suficiente, alimenten sus cuerpos con alimentos sanos, hagan ejercicio y sean conscientes del tiempo que pasan frente a la pantalla para estar sanos de cuerpo y mente.

Los adolescentes necesitan dormir al menos 9 horas. La mayoría no recibe lo suficiente y eso puede afectar a su salud mental.

Está demostrado que el ejercicio disminuye la ansiedad y ayuda a elevar el estado de ánimo.

Una buena nutrición es fundamental para la salud mental y física. Los adolescentes y los adultos jóvenes tienden a gravitar hacia los snacks procesados y las golosinas llenas de azúcar, lo que puede provocar picos de azúcar y cambios de humor.

El tiempo frente a una pantalla, en particular el tiempo dedicado a las redes sociales, puede tener un impacto perjudicial en el bienestar. Ayudar a tu hijo a encontrar el equilibrio es fundamental.

Crea líneas de comunicación abiertas

Es normal que los adolescentes y los adultos jóvenes se alejen de sus padres y familias. Puede ser difícil mantener una relación cercana durante estos años y asegurarte de que tu hijo se sienta cómodo acudiendo a ti en busca de consejo o consuelo. Pero hay algunas cosas que las familias pueden hacer para ayudar a mantener abiertas las líneas de comunicación, como

  • Escúchalos, evitando dar sermones

  • Elógialos por sus acciones positivas

  • Mantén tus emociones bajo control

  • Busca formas de pasar tiempo juntos

  • Valida sus sentimientos en lugar de buscar una solución al problema

The Child Mind Institute tiene más consejos para comunicarte con tu hijo adolescente.

Busca apoyo profesional cuando lo necesites

La mitad de los trastornos mentales comienzan antes de los 14 años, por lo que las familias deben conocer los signos de los problemas de salud mental más comunes y saber cómo plantear sus preocupaciones a un adolescente con problemas. Aquí tienes un buen manual sobre lo que debes saber y lo que debes decir:


Recent Articles


More Consumo de drogas en adolescentes Articles